Este el el caso de un bóxer macho de 5 años que se presenta con ascitis, pulso irregular y disminución de ruidos cardíacos. En la ecocardiografía se observa un derrame pericárdico importante que se drena. No se ven masas y tras descartar otras patologías se establece un diagnóstico de pericarditis idiopática.

En el transcurso de 6 meses se le vuelve a drenar otras dos veces hasta que el dueño accede a realizar una pericardectomía subtotal. La pericardectomía es el tratamiento de elección en estos caso y el pronóstico suele ser excelente. Actualmente el perro permanece asintomático.